Oración Para Soltarnos a la Libertad Financiera


Print Friendly, PDF & Email

Señor, me arrepiento por no haber tratado y valorado el reino de los cielos como debería y por haber cambiado el valor del reino de los cielos de acuerdo a los deseos de mi corazón, moviéndome en un reino terrenal. Señor, me arrepiento de preocuparme por las cosas de la vida como la alimentación y la ropa. Me arrepiento por acumular tesoros en la tierra donde la polilla y el orín corrompen, y donde los ladrones minan y hurtan. Me arrepiento por haberte robado a Ti Señor, y por no darte libre y alegremente mis ofrendas a Ti con un corazón de amor.

Señor, me arrepiento por amar al dinero, por servir a Mamón, por mi avaricia y codicia.

Me arrepiento por la creencia de que el dinero es la respuesta a todo en mi vida. Me arrepiento por esperar que el dinero sea mi respuesta y mi amigo. Me arrepiento por renunciar a Ti como mi fuente de vida y por enfocar mis ojos en la búsqueda de la riqueza para mi propio daño y el daño a los demás. Me arrepiento por haber elegido servir a Mamón en lugar de servirte a Ti y por ello haber llenado mi vida de oscuridad. En el nombre de mis antepasados y del mío, yo renuncio a todos los acuerdos hechos con Mamón mediante el uso del dinero de manera impía y con fines impíos. Me arrepiento por ser de doble ánimo con el dinero e inestable en todos mis caminos. Yo elijo odiar a Mamón y amarte a Ti Señor, con todo mi corazón. Elijo poner mi tesoro donde está mi corazón, en el reino de los cielos, para que Tú lo utilices como lo decidas.

Me arrepiento por creer que el dinero era mi defensa, mi seguridad y mi protección.

Me arrepiento por creer que los cantos, los conjuros, el destino, la superstición y la suerte me proporcionarían el dinero que necesitaba.

Me arrepiento por mí y por mi línea generacional por el uso de diversos pesos y medidas y por no pagarles a los empleados lo que se les adeuda. Me arrepiento por hacer del dinero, y no de Ti Señor, el centro de mi universo.

Me arrepiento por el orgullo y toda ganancia de riquezas por medios deshonestos, y la vana búsqueda de la plata y el oro. Me arrepiento por mí y por mi línea familiar, por no ejercer mi responsabilidad de pagar el dinero adeudado a los organismos gubernamentales. Me arrepiento por estafar, engañar, mentir y robar al gobierno. También me arrepiento por mantener una actitud de recelo y amargura en el pago de mis impuestos, haciéndolo de mala gana. Me arrepiento por no reconocer tu unción sobre el gobierno para atender las necesidades básicas en la vida de la comunidad. Me arrepiento por criticar, quejarme y maldecir a mi gobierno, por no proporcionar lo suficiente para la gente.

Me arrepiento por mí y por mi línea generacional por buscar, aceptar atesorar, sacar provecho y gastar el dinero manchado de sangre. También me arrepiento por añadir dinero manchado de sangre a la herencia de mis hijos. En el nombre de mis antepasados, elijo perdonar a aquellas instituciones financieras que han embargado los bienes que respaldaban las hipotecas y robado propiedad que por derecho me correspondía a mí y a mis descendientes como herencia.

Me arrepiento por mí y mi línea generacional por abandonar y sacrificar a mi familia, las relaciones, la tierra, la cultura e incluso mi fe en Dios para buscar oro y tesoros terrenales. Yo elijo buscar el tesoro máximo y definitivo de mi Señor Jesucristo con todo mi corazón.

Me arrepiento en el nombre mío y de mis antepasados por creer en una mentalidad de pobreza y por ser tacaño con el cuerpo de Cristo. Yo declaro que Jesús vino a darnos vida, y vida en abundancia. Padre, en tu misericordia, libérame a mí y a mis generaciones futuras de las consecuencias que esto haya dejado en nosotros. Me arrepiento y confieso la mentira de que la santidad, la piedad o servirte a Ti implica ser pobre, tener falta de necesidades básicas, vivir en la pobreza, estar siempre con necesidad y que los hijos nunca vayan a procurar su educación. Elijo creer y aceptar que Dios suplirá todas mis necesidades, que habrá herencia para mil generaciones, que mis descendientes no tendrán que mendigar por pan ni comida y que todas mis necesidades serán satisfechas.

Me arrepiento por haber sido desconectado del río de la vida de la bendición infinita de Dios. Elijo estar conectado al río de la vida de Dios en el que Él me concederá la habilidad para adquirir riqueza para su reino. Me arrepiento de gastar el dinero en lo que no satisface, por no llegar a las aguas vivas de Dios para beber.

Me arrepiento por mí y por mi línea generacional por endurecer mi corazón cerrando mi mano en contra de mis hermanos más pobres, sin ayudarlos en sus necesidades. Me arrepiento por no alimentar a los pobres, ni tener el cuidado de las viudas y los huérfanos. Me arrepiento por retener mis bienes y servicios para obtener precios más altos de los necesitados, especulando y perjudicándolos. Yo declaro que voy a abrir mi mano y mi corazón a los pobres, compartiendo mis recursos conforme Tú me guíes, de manera que nadie tendrá carencias, tu poder no será estorbado y tu gracia permanecerá. Me arrepiento por no traer la unidad en el cuerpo de Cristo. Elijo no retener nada de lo que me des para ayudar a los más necesitados. Jesús, rompe todas las maldiciones y el mal que han venido en contra mía y de mi línea generacional por exigir precios injustos a los necesitados. Señor, por favor libera tus bendiciones y tu gracia en mis negocios y comercio, especialmente para servir y apoyar a los más necesitados.

Me arrepiento por mí y por mi familia por no recibir la herencia que Tú tenías para nosotros. Yo elijo ahora recibir la herencia, la abundancia y los regalos que Tú tienes para nosotros. Pido que lleguen con tanta abundancia que seremos capaces de dejar una herencia para nuestros hijos y nietos.

Señor, te pido que por favor desconectes a mis antepasados, a mí y a mis descendientes de todo el dinero que estuvo ligado a la masonería, a sociedades secretas, a agendas secretas, a operaciones encubiertas, a la financiación impía de las iglesias e instituciones y del dinero ligado a la construcción de altares impíos o financiación de prostitutas.

Señor, rompe la maldición del que siembra mucho y trae muy poco, de comer y no tener suficiente y la de ganar salarios sólo para ponerlos en una bolsa con agujeros.

Señor, te pido que destruyas los conectores y limpies las líneas ley vinculados a los tesoros terrenales.

Señor, conéctame solo contigo. Opto por no aferrarme a nada sino a Ti. Doy y entrego todo lo que tengo a Ti.

Me arrepiento por mí mismo y por mi línea familiar por la creencia de que los dones del Espíritu

Santo pueden ser comprados o vendidos. Rompo y quiebro la maldición de que el dinero en mi línea generacional y en mi vida perecerá conmigo. Me arrepiento por mi maldad y la maldad generacional y te pido que mi corazón sea restaurado a una buena relación contigo Señor.

Señor, me arrepiento por hacer de mi dar una obligación para contigo y no un acto libre de mi amor. Señor quita la cubierta de la ley, y el toldo y el yugo que fue impuesto como una obligación en mí.

Señor, permíteme vivir en tu gracia y en tu provisión.

Te pido Espíritu Santo, que seas quien me dirija en lo que debo dar. Señor, haz que cuando esté dando y ofrendando, lo haga en una actitud de gratitud y amor. Elijo buscar y seguir tu orientación y guía en lo que doy.

Señor, me arrepiento por no confiar en Ti y por no confiar en que Tú provees.

En el nombre de mis antepasados y mío propio, e incluso en el de las generaciones futuras, elijo perdonar a aquellos que me han estafado, especialmente los bancos, instituciones financieras y agencias gubernamentales; perdono a los que me han cobrado a mí y a mis antepasados intereses usureros, y a los que han tratado de mantenernos en la pobreza, desheredando a nuestros hijos.

Yo declaro que voy a estar contento en Ti y con mi salario, sean cuales fueren mis estados financieros en los que me encuentre.

Señor, gracias por darme la creatividad para producir riqueza en semilla. Espíritu Santo, enséñame qué sembrar, qué segar y qué cosechar para tu propósito.

Yo declaro que comeré del pan de vida con alegría y me deleitaré en tu abundancia.

Declaro que soy uno de los muchos miembros del cuerpo de Cristo, en quien están guardados todos los tesoros escondidos de sabiduría y del conocimiento de Dios.

Señor, por favor libera en mí la bendición y la alegría de dar libremente de acuerdo con tu voluntad para mi vida.

Señor, ayúdame a ver el dinero con ojos espirituales, sabiendo que es tu recurso y que te pertenece a Ti. Señor, por favor libera los tesoros que el enemigo me ha robado a mí y a mi línea familiar.

Yo declaro lo que tu Palabra dice: Que Tú irás delante de nosotros y harás que se enderecen los lugares torcidos; que romperé en pedazos las puertas de bronce y cortaré los barrotes de hierro, que Tú nos darás los tesoros que fueron ocultados en las tinieblas y las riquezas escondidas en los lugares secretos; Tú eres el que da el poder para hacer riquezas y estableciste el pacto que juraste a nuestros padres, y yo sé que esa promesa es para el día de hoy; que es la bendición del Señor la que enriquece, y que no añades tristeza con ella; que el alma del generoso será prosperada hasta hacerse rico, y todo aquel que riega será también regado. Gracias por permitirme dejar una herencia a los hijos de mis hijos.

Señor, dame un corazón circuncidado, de manera que Tú puedas liberar tu tesoro del cielo.


La mayoría de estas oraciones están incluidas en nuestro libro Manual De Oraciones Para Liberación Generacional.

Visita nuestra librería para más detalles.


Las oraciones de Aslan’s Place se desarrollaron durante los estudios bíblicos, las sesiones de oración y por revelación.

Tenemos fe en que Dios nos lo ha proporcionado y los corroboramos con la Santa Palabra de Dios.

Estas oraciones no son una solución rápida. En cambio, son puntos de partida a medida que ejercitas tu libertad en Cristo. Prepárese para adaptar estas oraciones a medida que usted y aquellos con quienes ora escuchen al Espíritu Santo.