Oración Para Ser Liberado a Una Vida Abundante


Print Friendly, PDF & Email

Me arrepiento por mí y por mi línea generacional por culpar a Dios de ser injusto con nosotros.

Por mí y por mi línea generacional, me arrepiento de culpar a Dios de habernos traído vergüenza y quitado nuestra gloria, despojándonos de las coronas de nuestras cabezas.

Por mí y por mi línea generacional, me arrepiento de culpar a Dios de rodearnos con su red, de destruirnos y derribarnos por todas partes, acabando así con nuestra esperanza.

Me arrepiento por mí y por mi línea generacional por culpar a Dios de ser nuestro enemigo y de estar furioso con nosotros, pensando que enviaba tropas en contra nuestra. Me arrepiento de creer también que mandaba tropas para construir vías de ataque contra nosotros y rodearnos. Me arrepiento por mí y por mi línea generacional de culpar a Dios de bloquear y obstruir nuestro camino y llevarlo a la oscuridad.

Me arrepiento por mí y por todos aquellos de mi línea generacional que tenían corazones miedosos e incrédulos, lo cual causó que nos apartáramos del camino de la santidad. Te pido Señor, que restaures los antiguos caminos en los que la alegría y el gozo nos llenaban. Acepto y abrazo mi derecho legítimo de caminar conociendo al Señor.

Por mí y por todos aquellos de mi línea generacional, me arrepiento de usar sabiduría malvada y de obrar basado en una mentalidad tonta y necia. Me arrepiento de tratar de resolver las cosas por nosotros mismos. Señor, decido actuar basándome en tu manera de pensar, en tu sabiduría y discernimiento. Decido trabajar contigo Señor, cambiar mi manera de actuar y de pensar para andar en las sendas antiguas establecidas antes de la Caída del hombre. Decido caminar en tu sanidad y tu fuerza que fluyen de tu agua viva.

Por mí y por todos aquellos de mi línea generacional, me arrepiento de usar los sentidos físicos y espirituales que Dios nos ha dado, de una manera impía y de elegir operar con la mente natural. Señor, rompe y anula toda la maldad que emanaba de esas decisiones al ignorar tu mente, corazón y voluntad. Señor, por favor quítanos toda iniquidad que vino a través de los sentidos que nos diste.

Te pido Señor, que restaures mi capacidad de utilizar todos mis sentidos para discernir tu mente, tu corazón y tu voluntad.

Por mí y por todos aquellos de mi línea generacional, me arrepiento de culpar a Dios por la pérdida de amigos, familiares y empleados nuestros. Me arrepiento también de culpar a Dios cuando la gente se volvió en contra de nosotros, llegando a despreciarnos y a odiarnos hasta el punto de desearnos la muerte.

Por mí y por todos aquellos de mi línea generacional, me arrepiento por culpar a la mano de Dios de golpearnos y perseguirnos.

Por mí y por todos aquellos de mi línea generacional, me arrepiento por desear que todas nuestras acusaciones en contra de Dios y nuestro sufrimiento pudieran quedar grabados en piedra para siempre.

Señor, por mí y por todos aquellos de mi línea generacional, me arrepiento por no buscar tu senda y tu dirección. Me arrepiento por no estar dispuesto a caminar por tu camino y hallar descanso para mi alma.

Por mí y por todos aquellos de mi línea generacional, me arrepiento por creer que Dios estaba reteniendo el bien de nuestras vidas y por creer que podíamos llegar a ser como Dios, conocedores del bien y el mal.

Por mí y por todos aquellos de mi línea generacional, me arrepiento por haber rechazado la ley del Señor y el testimonio de su Espíritu, por apartarme de su sabiduría y su verdad y por entrar al reino de nuestra propia alma.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, yo renuncio y me arrepiento por confiar en el conocimiento del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. Me arrepiento por apoyarme en mi propio entendimiento.

Por mí y por todos aquellos de mi línea generacional, yo renuncio y me arrepiento de abandonar al Señor, fuente de agua viva, y de crear para nosotros mismos cisternas rotas que no podían retener el agua.

En mi nombre y en el de mis antepasados, rechazo recibir la semilla de Satanás, que fue admitida en nuestras mentes con la caída del hombre. Rechazo y me arrepiento de creer la mentira de que podemos llegar a ser como Dios.

En mi nombre y en el de mis antepasados, renuncio y me arrepiento de haber rechazado nuestro derecho legítimo de ser llamados hijos del Dios Altísimo, y depender de Él.

En mi nombre y en el de mis antepasados, yo renuncio y me arrepiento por recibir la semilla de maldad de Satanás, por concebir jugarretas y problemas. Me arrepiento por tener vientre que engendra engaño y da a luz a iniquidad y a decisiones malvadas en nuestra línea generacional.

Señor, elimina y sella todos los accesos dentro de mi vientre, y de los vientres de mis antepasados que el enemigo ganó, con el fin de tomar a otros y conducirlos hacia lugares celestiales impíos.

Señor, elimina y restaura por la sangre de Jesús, las partes elementales de mi ser, incluyendo mi herencia y mi derecho de nacimiento, que se encuentran atrapados en el segundo cielo, o en los lugares celestiales. Señor, por favor cierra las puertas impuras de acceso al segundo cielo.

Me arrepiento por mí y por todos aquellos de mi línea familiar que se apoyaron en la sabiduría natural del hombre y rechazaron al Espíritu de Dios. Decido apoyarme en los preceptos de la verdad y del

Espíritu de Dios para que me otorguen la mente de Cristo y dirijan mi mente en su camino justo.

Yo rechazo la sabiduría del hombre, y me arrepiento por el orgullo en mi línea familiar que vio la sabiduría de Dios como una locura. Yo declaro que voy a nacer del Espíritu y del agua a través de

Jesucristo, quien me llama, me justifica y me santifica. Declaro que la verdad del renacimiento por el

Espíritu de Dios se estableció antes de la fundación de la tierra y antes de que los espíritus elementales fueran creados.

Afirmo mi derecho de nacimiento espiritual de ser concebido en amor, de que me sea dado el Espíritu de Dios quien me revela sabiduría, y de que me sean dados ojos espirituales en mi corazón para ver las riquezas de la herencia gloriosa de Dios. Yo declaro que estoy siendo formado a la imagen de su Hijo glorioso. Yo rechazo toda semilla de Satanás y rechazo mi posición como hijo del padre de mentira y asesinato. Te pido, Abba Padre, que cierres los ojos impíos que fueron abiertos cuando el primer hombre y mujer comieron del fruto del árbol del conocimiento del bien y el mal.

Rechazo y renuncio a todos los derechos impíos o autoridades dadas a mi alma para dirigir mi mente en caminos malos.

Estoy de acuerdo con el plan original de Dios de que toda la sabiduría espiritual sobre el bien y el mal proceden de su trono y son reveladas al espíritu de los hombres mediante su Espíritu. Recibo la semilla del Espíritu Santo en mi espíritu, y por su poder clamo: ¡Abba, Padre! Doy permiso al Espíritu Santo de dirigir mi espíritu y guiar a mi alma y a mi cuerpo.

Señor, en nombre mío y de mi línea familiar, me arrepiento por cuestionar tu Palabra y por lo tanto invitar a la influencia de Leviatán, el rey del orgullo, a entrar a mi vida.

Señor, elijo ser dirigido por tus mandamientos para que puedas ensanchar mi corazón.

Declaro que mi Redentor vive, y que mientras yo viva, voy a ver a Dios por mí mismo con mis propios ojos.

Declaro que mi esperanza está en Ti, mi Redentor. Te pido ahora que restaures los antiguos caminos y hagas brillar tu luz sobre mí, para que pueda verte con mis ojos. Te pido que me restituyas lo robado, mi derecho de nacimiento, mi gloria y mi corona.

Padre, te doy gracias de que antes de que me formaras en el vientre de mi madre, tú ya habías predeterminado mi derecho de nacimiento, el camino de gloria por el que debía andar.

En mi nombre y en el de aquellos de mi línea generacional, me arrepiento y renuncio a rechazar la verdad de que Tú nos formaste en lo más profundo de nuestro ser, y de que antes de venir a nacer, ya habías escrito en tu libro todos los días previamente ordenados para nosotros.

Padre, en mi nombre y en el de los de mi línea generacional, me arrepiento y renuncio a rechazar las antiguas sendas que elegiste para que anduviéramos en ellas.

Padre, en mi nombre y en el de los de mi línea generacional, me arrepiento y renuncio a escuchar y a alinearme al pensamiento de los malos. Señor, los rechazo a ellos y a su sed de sangre.

Padre, yo declaro que he sido formidable y maravillosamente formado, y que Tú me llevarás por el camino de la eternidad. Yo declaro que todas tus obras son maravillosas.

Señor, estoy de acuerdo con tu Palabra, que dice que las armas de mi guerra no son carnales, sino poderosas en Ti para la destrucción de fortalezas. Decido derribar todo argumento y toda altivez que se levante en contra del conocimiento de Dios, y llevar cautivos todos mis pensamientos a la obediencia de Cristo.

Señor, libera el poder de resurrección del Espíritu Santo para que yo sea restablecido en la senda de tu santidad. Señor, haz que tu perfecto amor corra por todo mi ser echando fuera todo temor. Te pido Señor, que repares o reemplaces cualquier parte de mi cerebro o vías nerviosas que lo necesiten para que establezcas tus lazos puros con mi Padre Celestial y mi prójimo.

Señor, hazme vivir en el lugar secreto del Altísimo. Declaro que parte de mi derecho de nacimiento es caminar con mi Abba Padre en sus jardines, donde puedo escuchar su voz y disfrutar de una íntima comunión con Él. Yo creo que Jesucristo ganó esa intimidad para mí cuando entregó su espíritu en la cruz y el velo del Lugar Santísimo se rasgó en dos. Señor, me arrepiento por todos aquellos de mi línea generacional que tratamos de ganar por medio de nuestras obras, aquello que Tú ya habías ganado y dado gratuitamente por gracia. Señor, guíame ahora a ese lugar de descanso y perfecta paz.


La mayoría de estas oraciones están incluidas en nuestro libro Manual De Oraciones Para Liberación Generacional.

Visita nuestra librería para más detalles.


Las oraciones de Aslan’s Place se desarrollaron durante los estudios bíblicos, las sesiones de oración y por revelación.

Tenemos fe en que Dios nos lo ha proporcionado y los corroboramos con la Santa Palabra de Dios.

Estas oraciones no son una solución rápida. En cambio, son puntos de partida a medida que ejercitas tu libertad en Cristo. Prepárese para adaptar estas oraciones a medida que usted y aquellos con quienes ora escuchen al Espíritu Santo.