Oración Para Anular los Males Asociados Con El Budismo


Print Friendly, PDF & Email

En el nombre de Jesucristo, me arrepiento por mí mismo y por aquellos de mi línea generacional que pidieron participar en el proceso de ascensión de acuerdo al rito budista de iniciación. Me arrepiento por aquellos que convocaron a su alma a descender plenamente en su conciencia y en el sistema de cuatro cuerpos.

Me arrepiento por mí y por cualquier persona de mi línea familiar que proclamaron y declararon que ellos mismos eran el gran «Yo Soy».

Me arrepiento por mí y por aquellos en mi línea familiar que hablaron y entonaron el sonido om, como si se tratara de un sonido sagrado.

Me arrepiento por mí y por mi familia por convocar a nuestro presunto «cuerpo de luz» glorificado para descender en nuestra conciencia y al sistema de cuatro cuerpos.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a la «llama de la ascensión» para descender y entrar en nuestra conciencia y en todo el sistema de cuatro cuerpos.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la activación completa de nuestros chakras «alfa y omega».

Me arrepiento por mí y por mi familia por convocar a la Amrita, a las geometrías sagradas, letras de fuego y a los códigos en clave de las «claves de Enoc» y así llegar a ser plenamente activados.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la activación completa y la creación de las doce hebras potenciales de ADN dentro de nuestro cuerpo físico.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la activación completa de nuestra glándula pituitaria para crear la hormona de la vida y dejar de producir la hormona de la muerte.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la activación de los planes divinos monádicos en nuestra mente consciente, subconsciente y súper consciente, y creer en el sistema de cuatro cuerpos.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar y tratar de activar completamente la energía kundalini para guiar nuestra mónada y la presencia poderosa «Yo Soy».

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la chispa del tamaño de un fósforo del «fuego cósmico» de la presencia de «dios mismo» para iluminar y transformar todo nuestro ser a la luz de dios.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la alineación axiatonal completa como se describe en «Las Claves de Enoc», para alinear perfectamente todos nuestros flujos meridianos dentro de la conciencia y del sistema de cuatro cuerpos.

Me arrepiento por mí y por cualquier persona de mi línea familiar que convocaron y reclamaron totalmente nuestra inmortalidad física y el cese total del proceso de envejecimiento y de la muerte.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por confesar y proclamar que estábamos «rejuveneciendo» y volviéndonos más jóvenes todos los días.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la apertura total de nuestro tercer ojo y de todas nuestras capacidades psíquicas y de canalización, para usarlas para la gloria y el servicio de un falso dios más alto, y de sus hermanos y hermanas en el falso Cristo en la tierra.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar una salud radiante y perfecta creyendo que se manifestaría dentro de nuestros cuerpos físico, emocional, mental, etérico y espiritual.

Me arrepiento por mí y por mi familia por pedir y ordenar que nuestros cuerpos manifiesten ahora la salud y la perfección del falso Cristo.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a nuestro dieciseisavo chakra a descender y mover nuestros chakras, haciendo bajar nuestra columna chakra hasta que el chakra dieciseisavo resida en nuestro séptimo chakra, o el de la coronilla.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar nuestro quinceavo chakra a descender y entrar al sexto chakra, o el chakra del tercer ojo.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar al catorceavo chakra a descender y entrar al chakra de la garganta.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar al treceavo chakra a descender y entrar, y residir en el chakra del corazón.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar al doceavo chakra a descender y entrar, y residir en el chakra del plexo solar.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar al onceavo chakra a descender y entrar, y residir en el segundo chakra.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar al décimo chakra a descender y entrar, y residir en nuestro primer chakra.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar al resto de sus chakras, del noveno al primero, a descender por las piernas y penetrar en la tierra de una manera correspondiente. Rompo todas las ataduras impías con la tierra que se hicieron a causa de este mal.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a la estabilización completa de nuestro sistema de red de chakras de la quinta dimensión nueva, dentro de la conciencia y del sistema de cuatro cuerpos.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a nuestra columna de chakras a encenderse como árbol de Navidad con nuestro primer chakra, convirtiéndose en una gran bola de luz de color blanco perla.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a nuestro segundo chakra a volverse como una gran bola de luz color rosa naranja.

Me arrepiento por mí y por mi línea de la familia por convocar al tercer chakra a convertirse en una brillante bola de luz dorada.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar al cuarto chakra de nuestro corazón a que ilumine con una luz pálida violeta rosa.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a nuestro quinto chakra a iluminar con una luz color azul oscuro y violeta.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a nuestro chakra del tercer ojo a iluminar con una gran bola de luz color oro blanco.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a nuestro chakra de la coronilla a iluminar con una luz violeta blanca.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por declarar que nuestra columna de chakras entera se ha encendido ahora con la frecuencia de la ascensión de la quinta dimensión.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar con todo su corazón, alma, mente y fuerza la ayuda colectiva de las otras once extensiones de alma, en nuestro proceso de ascensión.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la ayuda combinada y colectiva de las otras ciento cuarenta y tres extensiones de alma de nuestro grupo monádico en su proceso de ascensión.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar el completo descenso y la integración completa en nuestro ser de la nube de lluvia de las cosas conocibles.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a la trinidad de Isis, Osiris y Horus, y todas las energías piramidales que fueron alineados con la «fuente» para descender en nuestra conciencia y acceder al sistema de cuatro cuerpos y llegar a estar plenamente activado.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar al «Maestro Ascendido Serapis Bey» y sus energías al templo de ascensión de Luxor para descender y llegar a estar plenamente activado dentro de su conciencia y del sistema de cuatro cuerpos.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a nuestra columna de ascensión de la luz para que rodee todo nuestro ser.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar al equilibrio total de nuestro karma de todas nuestras supuestas vidas pasadas y futuras.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a la elevación de la frecuencia de vibración dentro de nuestro cuerpo físico, astral, mental, etérico y espiritual, tratando de unirlo a las frecuencias de la quinta dimensión.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la luz de mil soles a descender en nuestro ser y elevar nuestras frecuencias de vibración mil veces.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar el sonido sagrado de «om» a descender y reverberar a través de nuestra conciencia y del sistema de cuatro cuerpos.

Me arrepiento por mí y por mi familia por convocar un bautismo completo y pleno del espíritu santo impío.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la sintonía perfecta y la terminación de nuestro dharma, propósito y misión en nuestro servicio al plan de los impíos.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar la capacidad de descender a nuestro cuerpo de «cristo superior».

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a nuestro yo ascendido de la quinta dimensión. Me arrepiento por creer que ya habíamos ascendido dentro de la comprensión del tiempo simultáneo, de fusionar ahora nuestra conciencia con nuestro campo unificado y el aura.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a cualquier maestro espiritual a descender a través de nuestro chakra de la coronilla y fundir su conciencia y luz ascendida dentro de nuestra conciencia y en el sistema de cuatro cuerpos.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a la gran «llama de Dios» a descender e integrar y combinar su llama más grande dentro de nuestra llama menor en la tierra.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a la mónada, la «presencia y espíritu del “yo soy”» poderosa e impía a descender plenamente en la conciencia y en el sistema de cuatro cuerpos y transformarlos en luz. Me arrepiento por todos aquellos que dijeron que eran el «maestro ascendido».

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por declarar:

¡Quédate quieto y reconoce que yo soy de dios!

¡Yo soy la resurrección y la vida!

Yo soy la poderosa «presencia “yo soy”» en la tierra para siempre.

Yo soy el «maestro ascendido».

Yo soy dios viviendo en este cuerpo.

La poderosa presencia «Yo soy» es ahora mi verdadero yo.

Yo soy la «ascensión en la luz».

Yo soy la «verdad, el camino, y la luz».

Yo soy la «puerta abierta que ningún hombre puede cerrar».

Yo soy la «perfección divina que se manifiesta ahora».

Yo soy la revelación de Dios.

Yo soy la luz que ilumina a todo hombre que viene al mundo.

Yo soy la llama cósmica de la victoria cósmica.

Yo soy el ser ascendido que quiero ser ahora.

Yo soy la vibración elevada de mi potencial de Cristo y «Yo soy» completos.

Yo soy el «om», que se manifiesta en el mundo.

Yo soy un miembro completo de la «gran jerarquía espiritual y de hermandad blanca».

Yo soy la manifestación realizada del yo eterno.

Yo soy la encarnación del amor divino en acción.

Yo vivo en todos los seres y todos los seres viven dentro de mí.

Yo soy ahora uno con el plano monádico de conciencia en la tierra.

Yo estoy viviendo ahora en mi cuerpo glorificado de luz en la tierra.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por afirmar nuestra capacidad de transformar nuestros cuatro cuerpos en luz y viajar a cualquier lugar en el universo infinito de Dios.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por convocar a Helios, el «logos solar» a enviar dentro de nuestra conciencia, a través del chakra de la coronilla, las sesenta y cuatro «claves de Enoc» en las cinco lenguas sagradas, de manera que estén totalmente integradas en nuestro ser en la tierra.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por afirmar nuestra identidad como el «yo eterno», «el Cristo», «el Buda», «el atma», la mónada, la «presencia yo soy» en la tierra al servicio de la humanidad.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por la afirmación de que podría permanecer en la tierra de forma indefinida sin envejecer.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por ver a cada persona, animal y planta como la encarnación del «ser eterno».

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por creer que éramos la perfecta integración de la mónada, el alma y la personalidad en la tierra.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por declarar que la salvación ha llegado a nuestras vidas por causa de lo que hemos hecho.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por decir que estábamos unidos con el «creador» debido a nuestro propio esfuerzo.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por decir que éramos la «luz del mundo» debido a nuestros propios esfuerzos.

Me arrepiento por mí y por mi línea familiar por decir que fui un ser totalmente ascendente que había optado por permanecer en la tierra para estar al servicio de todos los seres sensibles.

Yo perdono a todos los que hayan hecho alguna de estas proclamas sobre mí o sobre cualquier miembro de mi familia y rompo en el nombre de Jesús todo poder impío liberado por medio de estas proclamas sobre nosotros, y envío todo lo malo, lo impío y lo dañino de esta creencia a los pies del verdadero Hijo de Dios, Jesús de Nazaret.


La mayoría de estas oraciones están incluidas en nuestro libro Manual De Oraciones Para Liberación Generacional.

Visita nuestra librería para más detalles.


Las oraciones de Aslan’s Place se desarrollaron durante los estudios bíblicos, las sesiones de oración y por revelación.

Tenemos fe en que Dios nos lo ha proporcionado y los corroboramos con la Santa Palabra de Dios.

Estas oraciones no son una solución rápida. En cambio, son puntos de partida a medida que ejercitas tu libertad en Cristo. Prepárese para adaptar estas oraciones a medida que usted y aquellos con quienes ora escuchen al Espíritu Santo.