Oración De Arrepentimiento por Misandria – El Odio A Los Hombres


Print Friendly, PDF & Email

Padre Celestial, vengo delante de ti en nombre de mi línea familiar, de mi vida, mi género y mi cultura para arrepentirme y renunciar a todo odio y deshonra hacia el hombre que ha sido creado a Tu imagen.

Yo me arrepiento y renuncio:

  • A toda falta de perdón, amargura, odio y venganza hacia los hombres que han maltratado a las mujeres tanto en lo espiritual, mental, emocional como en lo físico, teniendo como resultado el abuso sexual, discriminación, injusticia de todo tipo, rechazo, abandono, degradación y la deshumanización a través de la pornografía, prostitución, violencia, violación y / o esclavitud.
  • A todo orgullo y por rechazar diseño de Dios para la raza humana, de dos géneros, de matrimonio y familia, Su designio para los hombres como líderes espirituales en el matrimonio y las familias y Su creación de las mujeres para ser la ayuda idónea para el hombre.
  • A toda independencia de los hombres negando así nuestra necesidad hacia ellos.
  • Por creer en la mentira de que el papel dado por Dios de ser una ayudante para los hombres significa que las mujeres son inferiores a los hombres, reaccionando así en rebelión a Dios y a la autoridad de los hombres.
  • A todo desprecio, falta de respeto, deshonra, falta de atención, rechazo, y rebeldía contra mi padre y otras figuras de autoridad masculina y a la autoridad que les fue dada por Dios a causa de su pecado, por sus imperfecciones y faltas, porque Dios requiere que respetamos la posición de autoridad y no sólo a la persona.
  • A todo uso de la brujería y maldiciones contra los hombres para infligir su muerte, sufrimiento, dolor y todo lo que los hombres han infligido hacia las mujeres.
  • A todo rechazo a los hombres y al diseño divino de Dios para ellos; el rechazando así el plan que viene de Dios haciendo la diferencia entre hombres y mujeres al tratar de crear un mundo unisex y/o una cultura feminista y / o tratar de alterar los rasgos masculinos de los hombres y de los niños, tratando constantemente de cambiarlos o exigirles más o cosas diferentes de cómo Dios los creó para que sean.
  • A todo celo genital.
  • A toda negación, acción degradante, falta de respeto y a la no valoración de los rasgos únicos que tienen los hombres de fuerza física y fuerza interior, fortaleza y protección que difieren de las tendencias femeninas hacia el cuidado, la cercanía y la economía doméstica.
  • A toda burla sobre los intereses del hombre.
  • A cualquier participación en chistes morbosos, compañerismo impío, entretenimiento no sano y / o medios impíos de cualquier tipo, como novelas románticas, novelas con lenguaje sarcástico, revistas, libros, programas de televisión y cualquier fuente de Internet que hacen burla, mofa y / o menosprecian a los hombres, como por ejemplo, sus rasgos de carácter , la sexualidad, órganos sexuales, representar puntos de vista de los hombres, maridos, esposas, mujeres, matrimonio y a los niños, con conceptos contrarios a la verdad, los principios y los diseños de Dios.
  • El temor hacia los hombres y a reaccionar a las injusticias hacia las mujeres usando el miedo y el control, culpando a los hombres, tomando represalias contra ellos y tratando de corregir las injusticias hacia las mujeres usando su propia fuerza y no de acuerdo con las formas y principios de Dios.
  • A toda usurpación de la autoridad masculina, ya sea abierta o por codicia de autoridad masculina, asumiendo el control de las situaciones, retención de información de las autoridades masculinas, utilizando el engaño, ignorando a las autoridades masculinas en lugar de hablar acerca de ello e iniciar la comunicación de acuerdo a los principios bíblicos.
  • Al uso de la rebelión, lloriqueo, argumentos, estados de ánimo, quejas, llanto, hacer pucheros, también por la ira, los gritos, las reprensiones, queja por todo, decepción, vergüenza, culpa, resentimiento, insatisfacciones, terquedad, rechazo, peleas, dominio, regaño, entrometerse en cualquier situación, andar con prostitutas, buscar cada error, traer errores pasados, crítica, quejarse y / o
  • Por ver a los hombres como enemigos, opresores, depredadores, insensibles, agresores, violentos y como una fuente de dolor en lugar de verlos como socios en el reino de Dios, padres, hermanos, amigos y colaboradores de Cristo.
  • A todas las actitudes y comportamientos de falta de respeto, hostil, desdeñoso, desdeñosa, dominante, decepcionante, a todo menosprecio, burla, y menoscabo hacia los hombres.
  • Al espíritu de Jezabel, espíritus de manipulación y de control, a todos los espíritus de brujería y hechicería, y a todo espíritu castrante.
  • A todo uso de la sexualidad para obtener una ganancia egoísta, haciendo uso de la manipulación, y el control para ganar poder.
  • Al uso de los hombres o de cualquier relación con los hombres para ganar legitimidad, estabilidad financiera o un estatus.
  • A cualquier adhesión y propagación de la creencia de que la mujer no necesita de un hombre.
  • A todo uso de cualquier agenda feminista para crear leyes y programas sociales que no sean equitativas para hombres con el pretexto de liberar a las mujeres y corregir las injusticias del pasado.
  • A toda creencia feminista de tenerlo todo, y el pensamiento feminista que quiere reemplazar el amor, el matrimonio y la familia con poder personal y éxito, cuando Dios ha llamado a un individuo a casarse, y por no ver al matrimonio y el hacer una familia como la forma ordenada por Dios.
  • A toda negación al deseo de casarse, por temor al rechazo y a la vergüenza.
  • A todo rechazo de los roles dados por Dios, así como las responsabilidades y alegrías de ser esposa y madre a causa del sistema de creencias feministas que las mujeres no necesitan a los hombres o no tienen que criar a los hijos a ser felices, que la mujer casada al quedarse en casa con los niños no es una verdadera mujer logrando el cumplimiento de su potencial.
  • A toda creencia femenina de que todo varón es malo, tonto, y opresivo.
  • A cualquier hostilidad o rechazo a las responsabilidades, obligaciones y funciones que una mujer tiene como esposa y madre dentro de las relaciones de pacto del matrimonio y la familia, resistiendo el tener que hacer el trabajo doméstico de la cocina, limpieza, lavandería y cuidado de los niños en una relación matrimonial. Yo reconozco que tanto el hombre y la mujer comparten las responsabilidades domésticas.
  • A todo el egoísmo y egocentrismo en las relaciones con los hombres y a toda la ingratitud de las cualidades y bendiciones que los hombres aportan a las relaciones, la familia, la cultura y la sociedad.
  • Por haber elevado el orgullo, el egoísmo, la autosatisfacción y autoestima sobre la humildad, el servicio de sacrificio y amor en las relaciones con los hombres.
  • Ser ignorante e insensible hacia el comportamiento destructivo de las mujeres hacia los hombres, dentro de los matrimonios, la independencia impía, la falta de preocupación por las necesidades o deseos de los esposos, por retener o dificultar el afecto de los hombres.
  • Por esperar que los hombres sean sensibles, pero al mismo tiempo obstruyendo la sensibilidad de los hombres.
  • Por mirar las relaciones con los hombres, el matrimonio y tener hijos como si fuera una fuente de plenitud y felicidad en la vida en vez de verlo como una relación personal con Dios y asumir la responsabilidad de quién soy.
  • Por aceptar el sentido de derecho en las relaciones con los hombres que viene por tratar de complacer, sabiendo que es imposible agradar totalmente a la persona, exigiendo perfección, dejando que los sentimientos de felicidad dominen el comportamiento en lugar del carácter.
  • Por remplazar el amor de un hombre con otras actividades a fin de evitar las relaciones con ellos.
  • Por hacer caso omiso y no validar y valorar los esfuerzos de los hombres en las relaciones.
  • Por descuidar el cuidado apropiado hacia los esposos y los niños, debido a la atención excesiva hacia uno mismo, el tratar de hacer demasiadas cosas y no hacernos el tiempo para dar prioridad a las relaciones con el marido y los hijos en el orden que Dios quiere, después de nuestra relación con Él y por encima de nuestras obligaciones de trabajo y del ministerio fuera de la casa.
  • Por invertir el orden de prioridades dadas por Dios poniendo a los niños antes de los cónyuges, obsesionándose con los asuntos domésticos, el no cuidar nuestro aspecto físico, siempre dando órdenes y olvidarse de ser una esposa, una mujer, una amante y una acompañante durante los momentos privados con mi esposo.
  • Por haber tratado a nuestros maridos como hijos, en lugar de honrarlos como cabeza de la familia.
  • Por condenar a los hombres por no hacer su parte en el hogar y no reconocer que ellos ayudan.
  • Por ser engañada y formar parte de la mentalidad feminista, que ve a Dios, a los hombres, al matrimonio y a la maternidad, en lugar de al enemigo, como formas de violencia contra las mujeres.
  • Rechazar los roles de los hombres en el reino de Dios, en el matrimonio, la familia y en la sociedad a causa de esto deshonrar al hombre.

Yo me arrepiento por mi propia participación en el espíritu de odio al hombre. Ahora yo rompo en el nombre de Jesús toda maldición que ha salido de mis labios hablando en contra de los hombres. Me arrepiento de cualquier rebelión espiritual o enojo por la elección y el diseño creado para el hombre por mi padre celestial y del lugar dado por Dios de autoridad en Su reino, en el matrimonio, en la familia y en la sociedad. Yo acepto el género masculino y bendigo a todo ser masculino que Dios creó para ser lo que Él quiere que sean, en el nombre de Jesús.

Yo te pido, Padre Dios, que limpies toda misandria en mi línea generacional y restaures a los hombres de mi línea familiar, restaura el lugar que originalmente fue destinado para ellos. Te pido que los bendigas con el conocimiento de Tu diseño y de Tu amor, con del deseo de reclamar la herencia que les fue dada de parte Tuya y que acepten el propósito de ellos en Ti. Yo perdono a todos los hombres de mi línea familiar, de todas las edades que han operado bajo el espíritu de Misandria.

Padre Celestial, te pido perdón y te pido que limpies mi línea generacional de todo lo que nos hemos arrepentido en esta oración y te pido que tengas a bien limpiar lo que viene para mí y mi futuro y en las mil generaciones de mi semilla física y espiritual.

En el nombre de Jesús, acepto el rol de Dios dado a la mujer dentro de Tu reino, dentro del matrimonio, de la familia y de la sociedad y yo declaro, que como mujer, gobernaré la creación junto con los hombres y andaré en la plenitud dada por Dios – caminaré en mi derecho de nacimiento y en el propósito como mujer y como coherederas de la gracia de la vida según el designio de Dios.


La mayoría de estas oraciones están incluidas en nuestro libro Manual De Oraciones Para Liberación Generacional.

Visita nuestra librería para más detalles.


Las oraciones de Aslan’s Place se desarrollaron durante los estudios bíblicos, las sesiones de oración y por revelación.

Tenemos fe en que Dios nos lo ha proporcionado y los corroboramos con la Santa Palabra de Dios.

Estas oraciones no son una solución rápida. En cambio, son puntos de partida a medida que ejercitas tu libertad en Cristo. Prepárese para adaptar estas oraciones a medida que usted y aquellos con quienes ora escuchen al Espíritu Santo.