Oración de Arrepentimiento Por la Tierra


Print Friendly, PDF & Email

Señor, vengo a Ti en nombre de mi línea familiar y de mi vida, para poner ante Ti todas las situaciones que han maldecido o contaminado de una u otra manera nuestra tierra.

Señor, me arrepiento y renuncio por:

  • Aquellos que dedicaron la tierra a las obras de la masonería, la religión, las organizaciones impías o al satanismo
  • Aquellos que conociendo o sin conocer maldijeron la tierra a través de hacer sacrificios o rituales
  • Los esposos y esposas que no estaban en unidad con respecto a su tierra
  • Las esposas que cultivaron la tierra pensando que estaba dedicada a Dios, pero no era así
  • Aquellos cuyas manos que estaban contaminadas, cultivaron la tierra hasta que llegó a ser una tierra infértil
  • Las mujeres que cosecharon las consecuencias de una espalda encorvada por labrar una tierra impía; pensando que estaban haciendo algo justo y recto, pero en realidad lo hacían por tener la carga de su marido cuando estos eran los que deberían de haberla llevado; dando como resultado obras vacías porque la tierra fue dedicada bajo fines impíos
  • Los maridos que no trabajaron la tierra y dejaron que sus esposas lo hicieran trayendo así desunión a la familia
  • Los maridos que negociaron la tierra y fueron en contra de los principios divinos para su labranza
  • Los que compraron la tierra permitiendo que la contaminación viniera sobre ella a través de acuerdos con autoridades impías e injustas, especialmente de su ciudad de residencia.
  • Ir a lugares en la ciudad para reuniones que quizás estaban dedicadas a propósitos impíos, trayendo contaminación al hogar en nuestros pies que permitió que la maldad nos acompañara
  • Permitir que túneles secretos u otras redes subterráneas estuvieran adjuntos a nuestra propiedad, o por permitir el acceso impío a través de los derechos sobre el agua o de cursos de agua impíos

Señor, te pido que por favor desconectes de nuestra herencia elemental, especialmente de los derechos sobre el agua o minerales, en nuestra tierra por arte de todas las autoridades gubernamentales impías.

Me arrepiento y renuncio por aquellos que tomaron los recursos de nuestras propiedad y los desperdiciaron, o los utilizaron de una manera impía. Señor, por favor, protege nuestros recursos de cualquier autoridad gubernamental impía.

Yo renuncio a toda autoridad gubernamental impía que mapearon la ubicación de nuestras propiedades con el fin de adquirirla o de robar nuestra herencia o los recursos de la tierra. Señor, por favor remueve nuestra propiedad del radar del enemigo.

Me arrepiento y renuncio por aquellos que se conectaron a un espíritu de muerte a través de pensamientos suicidas y / o desesperanza, valorando la propiedad y las finanzas más que a la vida; y por aquellos que se suicidaron en la tierra, permitiendo una maldición de muerte. Señor, por favor desconecta mi tierra de todos los espíritus de muerte y suicidio.

Yo me arrepiento y renuncio por:

  • Aquellos en la masonería que construyeron el acueducto, así como los rituales o sacrificios que tuvieron lugar durante la construcción
  • Aquellos que corrieron a la ciudad antes de que lo fuera, en un esfuerzo por controlar todos los recursos de la tierra
  • Por los que robaron las tierras de los nativos americanos y por todo el derramamiento de sangre.

Señor, por favor desconecta nuestra tierra de la sangre que clama y de cualquier reliquia que haya sido enterrada en nuestra tierra antes de que fuéramos dueños de ella.


La mayoría de estas oraciones están incluidas en nuestro libro Manual De Oraciones Para Liberación Generacional.

Visita nuestra librería para más detalles.


Las oraciones de Aslan’s Place se desarrollaron durante los estudios bíblicos, las sesiones de oración y por revelación.

Tenemos fe en que Dios nos lo ha proporcionado y los corroboramos con la Santa Palabra de Dios.

Estas oraciones no son una solución rápida. En cambio, son puntos de partida a medida que ejercitas tu libertad en Cristo. Prepárese para adaptar estas oraciones a medida que usted y aquellos con quienes ora escuchen al Espíritu Santo.