Oración por la liberación de las iniquidades de los pueblos conquistadores y conquistados


Print Friendly, PDF & Email

Tiempos y circunstancias de la conquista territorial:

Padre, ofrezco esta oración en nombre mío y en nombre de mi línea generacional desde antes del comienzo de los tiempos. Renuncio y me arrepiento por:

  • Tener concubinas y muchas esposas al mismo tiempo; y por cuando éramos las autoridades de un reino, ciudad o tribu, por tener muchas mujeres a nuestro servicio por placer, orgullo, y poder.
  • Por usar a las mujeres como botín de guerra; por haber secuestrado y violado a las concubinas, mujeres, hijas, madres y abuelas de los hombres que derrotamos; por usar a esas mujeres como objetos de nuestro deseo sexual y deseo de poder; por embarazarlas y luego desecharlas (siendo ellas madres de nuestros hijos) como si fueran inferiores a nosotros porque creíamos en la supuesta superioridad de los hombres conquistadores; por abusar de la mujer local o nativa de manera física, sexual, sentimental, económica, social, cultural y espiritual.
  • Por buscar la muerte de los hombres en autoridad y poder para tomar como mercancía a sus mujeres y violarlas y / o compartirlas. Por silenciar a todos los que lo vieron y luego no reconocer a los hijos que tuvimos con ellas.
  • Por no traer ni permitir que nuestras esposas de la tierra de nuestro origen nos acompañaran en viajes de conquista sobre nuevos territorios; por buscar relaciones sexuales y sentimentales con mujeres nativas o locales mientras estabamos lejos de nuestras familias; por formar familias irregulares y paralelas.
  • Por creer en la superioridad de los hombres europeos; por permitir estilos de vida promiscuos sin respeto al pacto matrimonial; por creer y dejar que los hombres disfrutaran de privilegios que las mujeres no tenían, mientras creíamos que los hombres podían hacer lo que quisieran en su familia con respecto a cuestiones emocionales y sexuales.

Intereses políticos y eclesiásticos:

En nombre mío y en nombre de mi línea generacional desde antes del comienzo de los tiempos, renuncio y me arrepiento por:

  • Adoptar la forma del cristianismo sin apegarnos a sus normas y principios morales; por preservar, defender y afirmar las apariencias, aunque las verdaderas circunstancias mostraran lo opuesto; por ocultar secretos familiares conocidos que no estábamos dispuestos a enfrentar, y mucho menos a sanar; por ser complices en mantener la unidad familiar dando consejos no deseados y participando en acoso sexual; por ocultar información para controlar y manipular, y asi “mantener la paz” en el matrimonio.
  • Por mezclar la fe cristiana con el paganismo; por participar en una fe definida por los rituales, el sincretismo, la idolatría e impregnada de emociones, sin sujeción a la verdad; por absolutos en doctrina pero permisividad en prácticas que alimentaban emociones a la madre imaginaria, ignorando al Padre y sus mandamientos; por traer otro evangelio que estaba incompleto, mezclado, contaminado, distorsionado, oculto, engañoso, pesado, falso, malicioso y oportunista; por un evangelio sin el poder de salvar, sanar y restaurar la orfandad espiritual y natural; por impedir la manifestación de la Paternidad de Dios.
  • Por pretender ser una iglesia impotente cuando era conveniente, sin limitar la conducta sexual de hombres conquistadores en nuevos territorios e ignorar intencionalmente las enseñanzas bíblicas sobre la alianza y el pacto matrimonial.
  • Por no conocer ni mantener el pacto personal entre el creyente y Dios, y en su lugar, elegimos canalizar esa relación a través de sacramentos y rituales administrados por el clero.
  • Por ser y permitir una iglesia con carácter militante; por conquistar a punta de espada; por mezclar todo tipo de intereses mundanos de los líderes religiosos con los de los líderes políticos; por ser cómplices del abuso de los indígenas por parte de los conquistadores; por obligar a la conversión de miles y millones de nativos / indios a recibir las enseñanzas de los españoles, franceses, portugueses, ingleses o estadounidenses como estrategia de poder, control, dominación, negocio, sustentabilidad, crecimiento, vanagloria y seguridad; por no leer ni entender la Biblia, y por seguir tradiciones, mandamientos, decretos y promesas humanas que fueron perpetradas, distorsionadas, cambiadas y / o impuestas por religiones, sacerdotes, obispos, reyes católicos y reyes europeos.

Machismo:

En nombre mío y en nombre de mi línea generacional desde antes del comienzo de los tiempos, renuncio y me arrepiento por:

  • Sustituir el compromiso responsable de un pacto por la falsedad de un amor romántico; por tratar a los instrumentos del romance y el lenguaje del romance como un juego; por utilizar juegos imaginativos, simbólicos y poéticos para entrar al corazón de las jóvenes; por usar palabras para ganar el favor de concesiones indebidas; por fingir estar sufriendo y perdido en el amor por una mujer, usando un juego romántico para atrapar su corazón; por usar chantaje emocional; por pedir concesiones de reciprocidad a costa de la integridad moral; por perder todo interés en las mujeres al conseguir lo que queríamos con ellas (nuestra hazaña de caza) y tomarlas como presas y víctimas; por seducir y atraer a los menores de edad como presa fácil para satisfacer nuestra lujuria y nuestra falta de autocontrol.
  • Por ser hombres lujuriosos sin respeto a las esposas y sin tener deseo de serles fieles, ya que las mujeres eran consideradas inferiores; por ser esposos infieles, mentirosos y mujeriegos.
  • Por las acciones de esposos o esposas que no respetaron el pacto matrimonial, y a causa de eso, aprendieron a faltar al respeto a otros pactos humanos, ya sean contratos, constituciones o leyes civiles; por ser mal ejemplo a nuestros hijos al violar y no respetar el pacto matrimonial y asi enseñarles que ellos tampoco necesitan cumplir con ningun pacto, promesa, o voto; por no modelar la sumisión mutua en el pacto matrimonial.
  • Por exagerar nuestra valentia para cubrir nuestra inseguridad; por poner nuestra supuesta valentia a prueba al conquistar mujeres y al hacer alarde de una falsa virilidad; por permitir que los hombres se conviertan en adictos al sexo, llevados a la lujuria y la inseguridad; por ignorar la moral y hacer creer que el sexo era la única forma de demostrar que eramos verdaderamente hombres; por confundir la masculinidad con el ser mujeriego; por identificar la sexualidad como la única característica de la virilidad y el amor; por reducir el amor a sexo, ya que eramos incapaces de amar genuinamente con entrega y confianza en nosotros mismos; por no estar dispuestos a arriesgar en el amor; por ser inseguros, y por tratar de evitar la humillación del rechazo y por pretender ser invulnerables; por escondernos bajo una falsa y dañina inescrutabilidad (haciendonos imposibles de comprender ya que nos escondiamos bajo una falsa y dañina complejidad, profundidad, y misterio); por aferrarnos a la desconfianza y al miedo de ser heridos o descubiertos.
  • Por la lujuria y el deseo de ser valorados utilizando métodos de conquista como el halago o el hacer alguna sugerencia o propuesta indirecta o en forma de broma, en una conquista amorosa, en caso de ser rechazado; por intoxicar o drogar a la víctima; por emplear acoso físico y emocional y / o chantaje emocional.
  • Por actuar como padres remotos, maridos exigentes, déspotas, y como líderes violentos y crueles; por gritar, imponer comportamientos amenazantes y mostrar falta de autoridad y falta de dominio propio; por gobernar con arrogancia a través de amenazas o abuso verbal, emocional y físico.
  • Por no ser la cabeza espiritual de nuestros hogares; por negarnos a gobernar nuestras pasiones y servir a nuestras familias, convirtiéndonos así en la cola en lugar de la cabeza de nuestros hogares; por no ejercer nuestro sacerdocio en casa.
  • Por poner a nuestras madres por encima de nuestras esposas, las madres de nuestros hijos, a menudo descuidando, maltratando y aprovechándonos de ellas.
  • Por el machismo masculino que nos llevó a la pérdida de autoridad y a un estado de soledad lejos de nuestra propia familia.

Madres:

En nombre mío y en nombre de mi línea generacional desde antes del comienzo de los tiempos, renuncio y me arrepiento por:

  • No asumir nuestro papel como co-administradoras del pacto matrimonial para exigir fidelidad, el debido arrepentimiento y la disciplina del esposo infiel, aunque esto allanaría el camino para una restauración moral y espiritual; por decir, “los hombres así son”, de una manera fatalista y sin prestar atención a lo que dice la Biblia; por responder al machismo con una subordinación resignada y servil; por permitir un sistema en el que vivimos en un estado frustrado, triste y abusado, y sólo tolerando a los maridos, verbalizando la obediencia, pero manteniendo la resistencia y el desprecio en nuestros corazones.
  • Por ser madres que enseñaron a nuestras hijas a tolerar la infidelidad de los hombres; por enseñar a las hijas a someterse, incluso a sus hermanos menores, simplemente porque ellos eran varones.
  • Por criar hijas para que atraigan la atención de los hombres; por permitirles estar satisfechas con, o buscar los cumplidos y las mentiras extravagantes de los hombres.
  • Por dar el ejemplo para que los niños crezcan bajo el machismo, permitiéndoles volverse malcriados e irresponsables en casa y haciendo que aprendan a través de nuestro mal comportamiento que tienen derecho a usar y a abusar de sus mujeres.
  • Por adaptarnos y amoldarnos al comportamiento sexual de los hombres para que no nos avergonzaran públicamente; por exigir sólo una apariencia de decoro y decencia en lugar de mantener una visión moral y respetuosa del pacto matrimonial; por aceptar este estándar doble.

Amor y emociones:

En nombre mío y en nombre de mi línea generacional desde antes del comienzo de los tiempos, renuncio y me arrepiento por:

  • No tomar en serio los sentimientos de nuestras esposas porque nuestro sentimiento pecaminoso de superioridad no nos dejaba verlos; por reemplazar la compasión con lástima, por pensar que nuestras esposas eran inferiores y creer que lloraban porque eran débiles, inmaduras o caprichosas; por despreciar las emociones de nuestras mujeres, considerando las emociones como que eran “cosas de mujeres” y por negar nuestras propias emociones que resultaron en la ira, los celos, y la rabia.
  • Por ser emocionalmente incomprensibles, indiferentes e incapaces de ofrecer amor puro; por confundir la necesidad del compañerismo por debilidad y considerarla más riesgo que amor; por reprimir nuestras emociones normales, creyendo que si las mostrabamos nos volveríamos vulnerables al abuso de los demás; por buscar el poder y desplazar el amor debido a nuestra propia inseguridad; por tratar de ganar el amor a través de la conquista y la imposición.

Matriarcado:

En nombre de mi línea generacional y de mí mismo desde antes del comienzo de los tiempos, renuncio y me arrepiento por:

  • Perder el respeto a los hombres y quitarles su lugar de autoridad cuando no los vimos gobernar con justicia; por debilitar a los hombres hasta que perdieran su posición de líderes en la familia; por recurrir a la manipulación y la deshonestidad para compensar la dominación masculina; por impedir que nuestros maridos cumplieran con su misión sacerdotal en la familia.
  • Por ser madres emocionalmente necesitadas y criar a nuestros hijos para nuestro propio beneficio; por gobernar emocionalmente a nuestras familias para cumplir nuestros deseos; por utilizar a nuestros hijos como consuelo, apoyo emocional y mejores amigos, evitando así que ellos formasen hogares independientes; por utilizar el papel maternal para influir, comprometer y dominar indebidamente a nuestros hijos y maridos; por dar afecto mezquino a cambio de lealtad exigida, obediencia, sujeción y el sacrificio de la voluntad propia.
  • Por mantener a nuestros niños como bebés toda su vida, infantiles, atados a sus madres e incapaces de afrontar desafíos solos; por no permitir que nuestros hijos asuman responsabilidades en el hogar; por depender de otras personas para que ellos manejaran nuestros problemas y nos brindaran soluciones; por no ser responsables nosotras mismas; por enseñar a nuestras hijas a quitarle la autoridad a sus maridos.
  • Como madres, por controlar a nuestras hijas en sus matrimonios; como hijas, por sacrificar la felicidad de nuestros hogares para complacer y mimar a nuestras madres; por halagar a los que nos miman y despreciar a los que consideramos inferiores.
  • En nuestros hogares, por crear relaciones emocionalmente dañinas que están llenas de manipulación y dependencia; por sembrar conductas y comportamientos de injusticia, impunidad, corrupción, infidelidad, violencia e inestabilidad como producto de nuestro engaño, disimulo, desconfianza e inseguridad.

Poder:

En nombre de mi línea generacional y de mí mismo desde antes del comienzo de los tiempos, renuncio y me arrepiento por:

  • Competir con nuestras suegras por el amor de nuestros maridos; por querer tener todo el poder en la familia como resultado de nuestra condición de víctima bajo el machismo; por perpetuar el matriarcado; por usar la seducción como arma; por utilizar secretos como instrumento de poder y moneda de chantaje, como la existencia de hijos y medio hermanos fuera del matrimonio, o la degradación y las desventuras sexuales de familiares.
  • Por aprovecharnos y dominar a los demás en su debilidad para alimentar nuestros egos; por desear y buscar la dominación por medio de nuestro carácter fuerte a través del chantaje o la seducción.
  • Por enseñar la superioridad de los hombres sobre las mujeres haciendo mal uso de pasajes bíblicos; por traer miseria y tristeza a nuestros hogares a través del trato desigual de hombres y mujeres.

Gobierno: 

En nombre de mi línea generacional y de mí mismo desde antes del comienzo de los tiempos, renuncio y me arrepiento por:

  • Crear muchas jerarquías sociales distintas en un intento de imponer el racismo entre extranjeros y nativos; por argumentar la superioridad de unos sobre otros con el fin de eliminar los derechos individuales para así poder legitimar el abuso legal, físico, social, cultural, económico y espiritual.
  • Por permitir que el servicio cívico se reduzca al uso del poder con fines de lucro; por obtener el beneficio ilegítimo de amigos y aliados que vienen de una cultura sin deseos de adherirse a los convenios.
  • Por negarnos a brindar la educación a nuestras mujeres que les permita modelar las experiencias saludables del matrimonio; como familia, sociedad y cultura, por afectar y dañar la dignidad e identidad de las mujeres; por identificarnos con expresiones sociales y culturales que celebran y refuerzan el machismo y como algo aceptable y normal, incluyendo canciones, dichos, cumplidos, bromas, frases y libros; por honrar y exaltar con orgullo a notables hombres y mujeres de letras que perpetraron sus propias historias de amores ilícitos; por producir o disfrutar de música, arte y literatura que apoye el machismo y el matriarcado; por permitir y promover el libertinaje del machismo tal como existe en nuestra cultura; por no apoyar a nuestras mujeres a enfrentar a sus maridos machistas; por aceptar las leyes y creencias del pasado que dicen que la infidelidad por parte del esposo es un castigo justo en contra de su esposa.

Virginidad:

En nombre de mi línea generacional y de mí mismo desde antes del comienzo de los tiempos, renuncio y me arrepiento por:

  • Exagerar y destacar en exceso la virginidad de la mujer como su principal virtud; por castigar a una mujer víctima más que al hombre que abusó de ella en una agresión sexual; por ejercer una discreción indebida o un concepto exagerado / sesgado de la gravedad del pecado sexual, con la consecuencia de hacer que el sexo se considere vergonzoso, insalubre/nocivo, dañino y tabú o tema prohibido; por exaltar a la virgen María como modelo de familia santa, abstinente, y como requisito para el servicio al celibato, marcando con fuerza el sexo como algo sucio, sospechoso y como que es un mal necesario; insistiendo en que la virgen María fue una virgen de por vida, ofreciendo una familia sagrada sin sexo; por contradecir las enseñanzas bíblicas del apóstol Pablo sobre el matrimonio; por la confusión del catolicismo que identifica la abstinencia sexual con la santidad, sugiriendo sutilmente que el sexo descalifica a uno para servir a Dios; por pensar que la virtud era una renuncia al sexo, no considerando ni obedeciendo a Dios y sus mandamientos.
  • Por sacar el sexo de los confines del matrimonio y por promover su placer fuera del matrimonio; por dividir a las mujeres en dos categorías, las casaderas y las demás; por buscar el matrimonio entre mujeres de familias respetables y educadas, pero considerando que el sexo era para disfrutar con las mujeres no casaderas.
  • Por marcar a María como una imagen semidivina, y por usar esa imagen para conquistar las colonias donde las mujeres estaban llenas de culpa por el sexo en circunstancias de abuso; por imponer al mismo tiempo una falsa imagen de una mujer que nunca tuvo sexo, pero que tuvo felicidad; por tratar de hacer creer a las mujeres que pueden ser felices sin tener relaciones sexuales con un marido infiel y lujurioso; por utilizar la falsa imagen de María para someter a las mujeres a comportamientos pasivos hacia la infidelidad de sus maridos; por perpetuar la idea de que las esposas deben ser como la falsa imagen de María, sin necesidad de placer; por promover y respaldar la idea de que tener placer fuera del pacto matrimonial, ya sea en romances secretos o en actos de prostitución, era necesario para mantener el pacto matrimonial; por creer que los niños provienen de relaciones sexuales ilícitas y no pueden provenir de un matrimonio puro y recto.


La mayoría de estas oraciones están incluidas en nuestro libro Manual De Oraciones Para Liberación Generacional.

Visita nuestra librería para más detalles.


Las oraciones de Aslan’s Place se desarrollaron durante los estudios bíblicos, las sesiones de oración y por revelación.

Tenemos fe en que Dios nos lo ha proporcionado y los corroboramos con la Santa Palabra de Dios.

Estas oraciones no son una solución rápida. En cambio, son puntos de partida a medida que ejercitas tu libertad en Cristo. Prepárese para adaptar estas oraciones a medida que usted y aquellos con quienes ora escuchen al Espíritu Santo.