Oración De Renuncia Al Espíritu Misógino


Print Friendly, PDF & Email

Padre Celestial, en mi nombre y en el de mi línea generacional, me arrepiento y renuncio a todo odio y deshonra a las mujeres.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, renuncio y me arrepiento por participar en prostitución, matrimonios forzados y trato a las mujeres como objetos que se compran y venden, sin tener en cuenta su seguridad o llamado, a fin de explotarlas sexualmente para obtener ganancia económica. Me arrepiento por todos los que utilizaron a las mujeres, especialmente a las ancianas y a las poco atractivas, para trabajos forzados. Señor, rompe todas las consecuencias que hayan recaído sobre mi línea generacional por todas aquellas que fueron tratadas como carga y rechazadas como inútiles debido a su género femenino.

Me arrepiento y renuncio por mí y por mi línea familiar, por todos aquellos que consideraron a las mujeres un poco mejor que los animales, sin espíritu y sin inteligencia genuina. Me arrepiento por todos los que en mi línea familiar hicieron mutilaciones2 genitales a las mujeres para controlarlas y dominarlas. Me arrepiento por todos los que creyeron la mentira de que las mujeres fueron creadas primero y que su naturaleza era defectuosa.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, renuncio y me arrepiento por todos los que pusieron en práctica la antigua costumbre de los propietarios de las haciendas feudales, que tomaban a las jóvenes vírgenes y las desfloraban en su noche de bodas. Me arrepiento por todos los que valoraron a las mujeres sobre la base de la prueba, real o imaginaria, de su virginidad. Me arrepiento de todos los que deshumanizaron a las mujeres fantaseando y presentándolas como puras e intocables, o demonizándolas y reduciéndolas a solo a un rol sexual. Más específicamente, me arrepiento por todos los que fueron engañados por la manifestación del espíritu misógino conocido como la Madonna o el complejo de prostituta.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, renuncio y me arrepiento por el odio generacional hacia el género femenino que llevó al infanticidio de las niñas en muchas culturas ancestrales. Me arrepiento por todos los que asesinaron mujeres.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento y renuncio a concebir y aceptar histerectomías sin causas médicas, como medio de resolver angustias emocionales en las mujeres.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, renuncio y me arrepiento por la participación en prácticas deshonrosas legales con respecto a las mujeres, reteniéndoles el derecho a la propiedad, a la custodia de sus hijos, o a tener voz propia.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento y renuncio por toda participación en la violencia legal en contra de la mujer. Me arrepiento por todos los que cometieron abusos financieros en contra de las mujeres, rehusándose a proveerles.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento y renuncio a negarles a las mujeres el acceso a la educación para poder subyugarlas. Me arrepiento por todos los que le han negado a las mujeres el acceso a diversas actividades económicas por miedo o codicia, quitándoles la manera de proveer para ellas mismas. Me arrepiento por todos los que devaluaron el trabajo físico femenino, por considerarlas menos que un igual.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento y renuncio por cometer actos de violencia contra las mujeres durante los días en que las mujeres demostraron de manera pacífica su derecho al voto.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento por todos los que participaron en abortos, forzados o voluntarios, y renuncio a este acto. Me arrepiento por todos los que participaron en prácticas obstétricas corruptas, tales como la prohibición del uso de los fórceps, debido a la creencia de que las mujeres debían sufrir durante el parto.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento por todos los que participaron en prácticas ginecológicas actuales administrando escopolamina, no para aliviar el dolor, sino para provocar desorden en la mente de la mujer de modo que no pudiera recordar que dio a luz, y así poder quitarle a su bebé por la fuerza mientras la madre estaba atrapada en sus limitaciones. 3

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento por todos los que han participado en prácticas obstétricas que ignoraron las necesidades de la madre y le dieron preferencia al doctor. Prácticas como cesáreas innecesarias, episiotomías y todos los demás procedimientos que tratan el embarazo como si fuese una enfermedad.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento por todos los que valoraron a las mujeres únicamente sobre la base de su capacidad de procrear hijos, especialmente varones. Particularmente, me arrepiento por todos aquellos que culparon a sus esposas por no poder tener hijos.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento y renuncio por todos los que han despersonalizado a las mujeres valorándolas únicamente en base a su belleza. Me arrepiento por todos aquellos que han degradado a la mujer participando en pornografía y prostitución.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento y renuncio por cualquier rechazo a las mujeres sobre la base de sus defectos, en comparación con el estándar de belleza de la época. Me arrepiento por todos los que se obsesionaron con la belleza femenina, sin percatarse de la belleza genuina que Dios puso dentro de la mujer.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento por todos los que han tergiversado la intención original de la sumisión de la mujer en el matrimonio, deshonrando el hecho de que las mujeres son coherederas con Cristo; renuncio a este error. Me arrepiento por todos los que han utilizado su autoridad para humillar, abusar y controlar a las mujeres.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento en nombre de todas las madres de mi línea generacional que no pudieron vincularse adecuadamente ni apoyar a sus hijos, transmitiéndoles desconfianza y odio hacia las mujeres. Yo renuncio a esta falta de amor. Me arrepiento en nombre de los niños de mi línea generacional que retuvieron rencor en contra de sus madres y hermanas y abrieron la puerta a la misoginia.

En cuanto a mí y a mi línea familiar, me arrepiento por todos los que han sido engañados por una mentalidad feminista, y ven a Dios, al matrimonio y a la maternidad, como las vías principales de violencia contra la mujer. Yo renuncio a esta forma de pensar. Me arrepiento por todas las que en mi línea generacional rechazaron sus roles como mujeres. Me arrepiento también por todos los que han deshonrado a las mujeres por causa de este rechazo.

En el nombre de Jesús de Nazaret, yo perdono a todo aquel que me ha hecho daño a mí o a mi familia por estar de acuerdo y actuar con un espíritu misógino.

Padre Dios, limpia toda misoginia de mi línea generacional y devuélveles a las mujeres de mi línea familiar el lugar que originalmente les diste. Te pido que las bendigas con el conocimiento de tu amor y restablezcas en ellas el deseo de reclamar su herencia y la aceptación de su vocación para servirte a Ti.

Me arrepiento y renuncio al contrato o pacto personal con el espíritu que odia a las mujeres. Rompo ahora toda maldición que he hablado sobre mí misma, incluyendo mi cuerpo y todas sus funciones, en el nombre de Jesús. Me arrepiento y renuncio a cualquier rebelión espiritual o ira respecto a la elección de mi Padre Celestial de crearme como mujer. Acepto mi género femenino y lo bendigo en el nombre de Jesús.


La mayoría de estas oraciones están incluidas en nuestro libro Manual De Oraciones Para Liberación Generacional.

Visita nuestra librería para más detalles.


Las oraciones de Aslan’s Place se desarrollaron durante los estudios bíblicos, las sesiones de oración y por revelación.

Tenemos fe en que Dios nos lo ha proporcionado y los corroboramos con la Santa Palabra de Dios.

Estas oraciones no son una solución rápida. En cambio, son puntos de partida a medida que ejercitas tu libertad en Cristo. Prepárese para adaptar estas oraciones a medida que usted y aquellos con quienes ora escuchen al Espíritu Santo.